Nuestro latín

Himno a Sagvntvm

Exaudi, deleta urbe,
igni ferroque deleta.
Te memoramus semperque
Ita virtute et honore,
te amamus.

Voluntas deorum fuit
ut tanquam viris mori licrit
ut tanquam princeps memoramdum.
Manus ducit vadit,
ab excisio servarit,
ad memoriam ulciscerandum.
Urbs et dea, te canunt, saguntini,
ex eo monte, ad inferos et caelum.

HISPANIA

Haud procul ab horto Hesperides,
Arx Gerontis,
Finis terrae,  regina ocassus,
maris clausis, cum ignota clavi.

O, deo Terminus
Hércules Gerionis boves rapuit,
Tri corpora ad mortem sunt.
Africam et Europam   partit,
Ad inferos descendit.

Etiam columnae, Abilam  et Calpem, [1]
Ad ianum Europae
ascendit utrimque.
Cavete mare apertum, , Nautae[2]
«Non Terrae Plus Ultra»

 Quid   patriae  erit,
filia  montis  et oceanis?
O Hispania, ita damnata,
Te tua fata docebo.

Hispaniae primi carthaginiensis occupavere.
Navis longa pervenerit
in nomine Roma.
Egregiusque dux Scipio,
dignus patre, bellum prosequit.
Oppidum carthagini oppugnavit,
milites Scipionis fortiter pugnavant,
Murum  et turris ruptum.

Magnus Scipio, cum venia Neptuni,
virtus et audacia,
ante portas spondit:
Capta Cartagena, capta Hispania!.

Aureae coronae in caput primus
viri super muros
splendit non minus quam
aureum et argentum  intra murum.

Postea, Illipa, Iliturgis, Gades et Castulum
a Sicipione capitur.

Itaque, Scipio, conditor urbis,
prima civitas romana,
gloriosa Italica,
ut meretur,
ut fidelis veteranis
vulneres recipient..

Posteritas
Tellus si tibi parva videtur,
Ab ortus, usque ad ocassus solis,
Capta Hispania, totus mundus capitur.

Minerva Serrano


[1] En un arrebato de locura, Heracles (Hércules) había matado a sus hijos. Recobrada la razón, el Oráculo de Delfos le había indicado que para purificarse, debería estar al servicio del rey de Tirinto, Euristeo, durante doce años. Habiendo llegado al monarca la fama de los bueyes de Gerión, ser fabuloso que poseía tres cuerpos y que moraba en el Lejano Occidente, y aprovechándose que aún no habían expirado los doce años de servicios, encargó a Heracles que capturase dichos rebaños. El viaje de ida, antes de llegar a Eriteia (una de las antiguas islas sobre las que actualmente se asienta la ciudad de Cádiz) fue pródigo en aventuras y luchas de todo tipo, hasta el extremo que “para conmemorar sus hazañas fueron elevadas las columnas que llevan su nombre, que separan Europa de África, es decir, la del peñón de Gibraltar (antiguo Kalpe o «Calpe») y la de Ceuta (antigua «Abila»), respectivamente.

Ya en el siglo V a.C., el poeta Píndaro (Nemeas, 3, 22) menciona “los pilares de Hércules, que el héroe dios colocó como gloriosos testigos de sus travesías extremas”. Píndaro es el primer escritor que menciona la ciudad de Cádiz, y lo hace para advertir que sus aguas son intransitables hacia poniente:

[2] Píndaro, Nemea 4.69.

“Hacia la oscuridad (=occidente) desde Cádiz no se debe navegar.

¡Vira hacia Europa, a tierra firme, los aparejos de tu nave!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s